ESTO ES GUAYAQUIL


Este post está dedicado a los guayacos inmigrantes que sienten la ciudad en la sangre como yo.

Después de un breve viaje a la tierra de Bush, regresé a mi ciudad sintiéndome como los inmigrantes que besan el suelo al bajar del avión. Por fin en mi pueblo! Y es que comparándola con ciudades tan enormes que existen en el mundo, Guayaquil lo es. Un pueblo grande, pero un pueblo al fin. Desde cualquier punto de la ciudad toma máximo media hora (exageradamente) llegar al centro, y no falta el día en que encuentres gente conocida en todas partes, en cualquiera de sus puntos cardinales (eso a veces no es tan bueno). Sus calles bulliciosas en el día, con buses repletos de gente de inciertos destinos parando en cada esquina, los olores de comida flotando en el ambiente, los chiflidos para llamar a alguien de lejos; las miradas morbosas de los hombres, sus mujeres de caminar rápido huyendo de “piropos” que ya hemos aprendido a soportar, en fin … a mi llegada me volví hiper sensible a todas esos detalles que pasaba por alto cada día.

¿Perdido? Al guayaco le encanta que le pidan direcciones. Acá no se necesita GPS ni mapas. Pero pilas a quien se pregunta porque también hay mucho pillo, no al nivel de la fama que se ha ganado la ciudad, pero los hay. El guayaco es amigable, pero también es el ser más desconfiado de la tierra. Sus vivencias en estas calles lo ha convertido así.

Las mujeres: de tacones altos, pantalones descaderados, ropa de moda, así sea (o más que todo?) para ir al mall. Los gabinetes de belleza deben ser uno de los negocios más rentables de la ciudad, porque pocas veces veo que cierran, al contrario, se multiplican en cada esquina. Salen bien puestecitas del brazo de su novio, marido o cualquier cosita, porque la misión de muchas aún es pescar un buen esposo, cuya desconocida costumbre es la de frecuentar cabarets en días de semana preferentemente… o cualquier día es bueno. Algunas aun cuidan su reputación, porque esta es una ciudad machista, y ay de la que la tenga manchada!

Los hombres: machistas en su mayoría. Cabareteros, lo sé por sus conversaciones evitando el tema frente a nosotras, y por su complicidad en guardar el secreto, y quedar como el hombre limpio. Tienen aquel complejo de Agar y Sara: conquistadores, cazadores de aventura y sexo, encontrándolo en la mujer “mala”, indigna de amor. La mujer que llevará al altar tendrá un halo sobre su cabeza, pura, y “de su casa”… y una vez casada saldrá a disfrutar de la vida bohemia de bares y discotecas sólo en ocasiones esporádicas, porque sus diversiones fuera de casa serán el cine, los cumpleaños, reuniones, etc.

Y en la noche guayaca, la ciudad se convierte en un camal de almas, en palabras de Jimmy Mendoza. Cada quincena aumenta la desesperación de llenar discotecas, llenas de alcohol, reggaeton, y electrónica, con sus mujeres vistiendo el último look de las vitrinas, y los hombres a su acecho.

Pero mi ciudad tiene otra cara también… la de gente que disfruta en bares una onda más relajada y sencilla, y que se va alejando del prototipo del guayaco que he descrito. Creo que es el/la guayaco/a que siempre ha estado ahí, huyendo de la discoteca del momento, del esnobismo aturdidor, al que por fin le ha llegado su espacio, en esta ciudad que cada día se vuelve más diversa.

Empecé dedicando este post a los guayacos inmigrantes, porque me di cuenta más que nunca, que éste es mi hábitat… su gente, el argot sabroso, los vigilantes corruptibles, su comida, etc.. y ahora creo sentir lo doloroso que puede ser para alguien alejarse de su mundo, migrar a tierras frías (no hablo del clima), sintiéndose un extraño que finalmente tiene que adaptarse. Todo por no encontrar las oportunidades que acá son escasas. Ecuador para los próximos años tiene el reto de convertirse en un país que realmente ofrezca oportunidades a sus habitantes, pero también depende de nosotros que nos saquemos la puta, para no abandonar este pais. Yo sí lo estoy haciendo (aunque a veces admito, me vuelvo floja), porque quiero vivir y morir aquí, y tu?

*Foto de José Serrano

11 comentarios:

Autómata dijo...

sin irse tan lejos, desde que vivo en manta tenía un año exacto que no pasaba una semana completa en guayaquil, y la verdad la sentí mas cercana, más mía, con el calor insoportable, la gente haciendo lo que le da la gana y demás cosas, la verdad aunque yo también quiero salir a conocer y experimentar nuevos paises y culturas no cambio a guayaquil por nada.

por cierto, muchas gracias por haber ido a mi expo, fue un gusto conocerte me hubiera gustado tener mas tiempo para conocer más a millón gente que estuvo ahí..en otra ocasión será....

e dijo...

Pues si... a veces odio tantas cosas q pasan acá, la falta de trabajo para muchos, la arrogancia de cierta gente, la desigualdad, pero en el fondo amo mi pueblo. Por lo de la expo.. q gusto conocerte, y felicitaciones por realizar un sueño, ojalá se te realicen muchos mas!

Autómata dijo...

muchas gracias! si la realidad ya tengo un tachadito más en mi larga lista de cosas por hacer, y yo creo que somos nosotros como jóvenes los que poco a poco iremos cambiando la mentalidad colectiva por así decirlo, toca esperar y no convertirse (porque conozco decenas de personas que cumplen 25 y se sienten viejos jeje) y tratar de soportar y avanzar, oye el viernes en diva hay concierto acústico de niñosaurios, tal vez vaya, si vas nos vemos ahí para saludar...

Andrés Emilio dijo...

Sabes... me parece que los tacos altos, hombres cabareteros, los gabinetes de belleza repletos, etc, etc, etc, es algo que se repite en todo el mundo.

No es algo que solamente resalta de Guayaquil. Realmente, creo que en otras ciudades, la experimentación sexual, los matrimonios de maquillaje y los "placeres" de las "minorias" son más fuertes y descarados.

Luego de 3 años viviendo fuera de mi ciudad, me parece que Guayaquil es una ciudad que a veces le cuesta ponerse de acuerdo. Es una ciudad pocamente recorrida y observada, ya que poca gente la camina (por varias razones, como el calor, la inseguridad, pereza, etc) sino que por lo general creemos que la conocemos (o nos hacemos un imaginario de ella) por lo que vemos desde el auto o el bus).

En todo caso. Esta ciudad cada vez me va gustando más. Al inicio vivia sufriendo con las dificultades para moverte si no tienes carro y me apenaba ver como la mayoría solo se quedaba hasta las 10 en los eventos, porque a las 10 y 30 ya no existen buses que te acerquen a tu casa. La única opción que tienen es taxi... y si vives lejos ni hablar.

Pero lo interesante en tu post, es la refrescante sensación de comunión que cada uno de nosotros (a su estilo) va pactando con la ciudad.

Guayaquil sigue creciendo, y me parece increible como todos vamos creciendo con ella. Como se van creando nuevas ideas, nuevas propuestas, nuevos espacios y como todos nosotros somos expectadores o participantes de un momento único.

La noche Guayaca viene llegando con fuerza, ojalá se vayan sumando partes importantes que sigan potenciando nuestro crecimiento y vida. Ya que de esa forma mucha gente tendrá más ganas (u oportunidades) de quedarse y crecer.


Saludos.


PD: Felicitaciones por la presentación Eduardo... siempre es importante empezar.

E, siempre es bueno leerte. Linda foto del post.

Autómata dijo...

Gracias por las felicitaciones!, E: tu blog es uno de mis recomendados en este BlogDay, feliz día.

http://www.blogday.org/

Micaela la jaiba dijo...

Tienes razón. Que hace falta la ciudad cuando uno está lejos. Yo por acá en Hamburgo lo vivo en carne propia. Y por eso me dedico a encontrarle similitudes a las dos ciudades. Hamburgo es como Guayaquil, porque queda en un golfo y es atravesada por un río (en lugar del Guayas, el Elbe). Es el puerto principal de Alemania. Después de tres anios de una relación amor-odio con Hamburgo, estoy empezando a cogerle un poquito de carino. Es una ciudad hermosa, no hay nada que hacer. Y tienes muchas opciones de hacer todo lo que se te antoje en tu tiempo libre. Pero definitivamente mi corazón está en Guayaquil (mejor dicho en Durán, por la family). Me hacen falta sus noches calientes de farra y luego irme a comer arroz con pescado donde los maricones. Y al final del día atravesar los dos puentes para llegar a mi casita.

Siempre me digo que quiero regresar. Principalmente sigo estando aquí en la hanseática ciudad de Hamburgo, porque creo que lo que estoy haciendo en este momento me va a permitir regresar y concretar proyectos que sin plata serían imposibles.

VIVA GUAYAQUIL!!!

e dijo...

Micaela: Me has hecho matar de risa con lo del arroz con pescado donde los maricones!! Pa los muy aniñados.. "picanteria olguita" en la alborada frente a la polémica fybeca jaja. Te quiero y te admiro mucho jaiba.

Automata: gracias por recomendarme.

Andres: "comunion con la ciudad" ... interesante y pertinente punto de vista. De verdad q muchos tenemos esa comunión con esta ciudad..

Pablín dijo...

Oye E, que bacan tu blog, lo acabo de descubrir luego de que decidi webear en google blog buscando informacion acerca de la rocola bacalao, luego aparecieron niñosaurios y termine en tu página. Bueno te cuento que enseguida me prendí de tus argumentos, yo tambien estuve fuera por un tiempo y se exactamente lo que sientes. Igual que tu soy un melomano (bien la cita de F.Zappa!) y solo te puedo dar la buena onda para que sigas adelante expresando lo que piensas y sientes. Por mi parte creo que a estas alturas es inexorable que yo tambien arme mi propio blog para contar mis aburridas historias urbanas, y de paso recuemiendo tu blog (y el de automata tb). Seguiremos en contacto y metele webos al blog.
Pablo

e dijo...

Gracias Pablín! Me motiva mucho este tipo de comentarios. Lo que me animó a abrir este blog fue ejercitar mi oxidada narrativa además de promover la musica, danza, y cultura de mi ciudad.

Me encanta Rocola Bacalao, la ultima vez q pasaron por acá salté y canté todas sus canciones como una niña! El ultimo cd esta muy bueno, pero nada supera al primero "Mi primer compac disc"

Nicole dijo...

hola estefa!! la verdad es q si hace falta guayaquil...y como no tienes idea... fijate q yo ya llevo casi 6 años fuera del pais y siempre q me preguntan q si me kiero regresar a ecuador digo "claro, que por supuesto que si!" te juro q aunque ak en estados unidos hayan mas oportunidades como dicen, no es lo mismo...no hay ese 'calorcito humano' q se siente cada vez q se pisa guayaquil... por eso... un dia de estos regresare!! YAY!! xq si me muero kiero q sea alla! :D besitos amiga!! :D

Anónimo dijo...

pues si guayaquil es preciosa , lo que mas me gusta es que la gente poco a poco se ha ido educando, aparte no solo la diversion es por la noche , yo se visitar un lugar pepa cunado visito mi guayquil llamado eden spa en urdenor 2 , hasta esos negocios se han actualizado , y aparte no hay nada como guayaquil