9 DE OCTUBRE



Si eres guayaquileño, seguramente tendrás una foto igual a esta en algún album viejo. Sólo verla revuelve tantas emociones dentro de mi...
A mis 5 años vivía junto a mi hermano mayor, y mis padres en un barrio tranquilo y modesto, de calles angostas, de gente amigable, y con uno o varios niños en cada casa. En aquellos años 80, cuando el país era gobernado por la derecha, y centro derecha, mis padres ya no militaban por la causa desde hace ya muchos años. Sin embargo, el rojo se destiñe pero jamás se pierde. Y recuerdo que en todas las elecciones votaban siempre por los mismos, y a sabiendas que no iban a ganar, al menos sabrían cuantos de ellos quedaban.

Heredé de mis padres su idealismo, la capacidad de soñar, su alegría y sencillez para vivir; al igual que el temple, el trabajo, y la constancia. Y de mi ciudad? mi forma de hablar, la astucia, su calidez, la sensualidad.. y su música.

Volviendo atrás ... cuando se acercaban estas fechas, escuchaba cada tarde los ensayos de las bandas del colegio preparándose para el desfile del 9 de octubre. El sonido de tambores y xilófonos atraía a esta niña temerosa, que solo corría a la esquina (unas 5 casas lejos), para saciar su curiosidad.

Este último martes, desde el noveno piso del edificio donde trabajo, a escasas cuadras del Municipio, escuchaba las mismas bandas de colegio. Asomada en la ventana, sentí la llovizna de este prematuro invierno, que inició justo este 9 de octubre, y abracé a mi ciudad. Nunca antes lo hice, pero este año me llené de guayaquileñismo y acudí a la sesión solemne ofrecida por el Municipio, a escuchar el discurso del Alcalde, y al Presidente. También coreé el himno de Guayaquil (Libertad, libertad, libertad!), y por la noche especté los fuegos artificiales que destellaban desde cuatro barcazas asentadas en el Rio Guayas.

Hasta hace poco tiempo, yo era muy indiferente a todo tipo de civismo. Lo hubiese tildado de ridículo y patético, discordante a esta era globalizadora. Sin embargo, ahora estoy convencida de que la maquinaria nacionalista (o cívica en caso de aplicarse a una ciudad) tiene un rol muy importante en la formación de un pueblo. El cumplimiento de las leyes, o de normas básicas de convivencia, la participación democrática (con el ánimo de servir, y NO de enriquecerse), entre otras coas, no pueden exigirse de un pueblo que no ama el suelo que pisa. No se puede exigir nada de un apátrida, de quien no valora su cultura, su gente y su tierra.

Nebot ha fomentado desde hace muchos años, el civismo en los guayaquileños, abanderando la ciudad, organizando eventos populares, y regenerando la ciudad para que sus habitantes se sientan orgullosos de ella. Correa por otro lado, se viene, con miras a inyectar un nacionalismo ferviente a este pueblo, desamorado y a veces desapegado de sus raices, que tanto necesita amarse y creer en sí mismos.

Y a ti? ya te invadió algo de civismo?


*Foto tomada por algún fotografo de la calle, al pie del monumento a Simón Bolivar y San Martín. Malecón y 9 de Octubre. 19. 1989.

3 comentarios:

Autómata dijo...

y de seguro antes o despues de la foto te "telefoneaste" con tu hermano de lado a lado usando las paredes del hemiciclo...

todos tenemos esta foto, sino en álbum por ahí guardada en la memoria... y es extraño pero no eres sólo tu la que tiene encendido el civismo, muchos de los que conozco aún fuera extrañan y aman a la ciudad y la saben suya, la gente, sus errores, su caos, todo, todo es identidad, un poco perdida pero ahí esta...

este tipo de post me confirman la credulidad de que las cosas están cambiando para bien...

hace poco me descubrí tarareando "patria tierra sagrada..." de la mano de la propaganda gobiernista... saludos E

Long John Silver dijo...

Yo no tengo esa foto.

Sin embargo si fuí y recuerdo con nostalgia esas salidas familiares. Comparto tu descubrimiento en el asunto del valor que tiene el civismo, sino fuera por Nebot nunca hubiera creido que de veras funciona.

Y bueno Correa se esfuerza en darnos algo en que creer y ya eso es un cambio, y de los más importantes para este país, el de mentalidad.

Por cierto, buen blog, tienes temas interesantes.

e dijo...

Gracias por sus comentarios. Que bueno saber que hay mucha mas gente a la que le ha despertado el civismo. Y si, esta vez si hay que darle mucho credito a Nebot.

(Pese a los nebotciados, el negocio truncado del puerto, el exitoso de la remodelacion del aeropuerto, las fundaciones y corporaciones que crea para que haya menos control por parte del estado, etc... Es lo mejor que hay... a quien más le daríamos el voto ... al PRE? ni loca)