Documentales en el MAAC

Un buen día del año 1985, mi padre llegó a casa con un hombre que se hacía llamar Victorino. Vendría ingeniando en el camino el discurso que le daría a mi madre para apelar a su comprensión , y así cumplir con las consignas del partido. Bajo el lema "no pregunte, no cuente, no permite que le cuente", no habían muchas explicaciones que dar ... sólo el hecho de que Victorino necesitaba un refugio porque en Chile su cabeza ya tenía precio. En casa nunca nadie supo su verdadero nombre, ni tampoco su historia. Hablaba varios idiomas, tenía una gran cultura, y estaba presto a colaborar en cualquier tarea que se le encomendara. El chileno cocinaba, cambiaba mis pañales, aprendió a soldar en el taller de mi padre, cargaba, pintaba, y así se volvió imprescindible en casa. Había transcurrido un año, cuando recibió noticias alentadoras. El panorama lucía despejado, y habían señales de que ya podía volver a casa. Mi padre lo recuerda con afecto, ya que así conocío de fuente directa todo lo que sucedía en Chile, y que los medios no publicaban. Nunca supo su verdadero nombre, y hasta el día de hoy se pregunta que será de su vida.

El día de hoy, en el segundo día del "2do Encuentro Latinoamericano de Documentalistas en el siglo XXI", organizado por el Ministerio de Cultura, a través del Consejo Nacional de Cinematografía (CNCINE) se proyecta el documental "Acta General de Chile" de Miguel Littin. Así como Victorino, Littin se exilió en el extranjero huyendo de la dictadura de Pinochet. Regresa en 1985, ocho años después de forma clandestina, y filma este documental. Al regresar a España y terminar su trabajo, Gabriel García Márquez escribe la historia de esta película denominada "Las aventuras de Miguel Littin clandestino en Chile".

Hora: 21h00
Lugar: Auditorio Simón Bolivar (MAAC Cine)
Estará presente el director Miguel Littin.



3 comentarios:

amanda dijo...

Que increìble que lo conozcas! Leì el libro unas veinte veces desde los 16, una belleza la trasformaciòn! Que pena no haber podido ir! pero entrarè màs a este blog que es una cahcetada a la gente que dice que aqui no hay nada! bueno algo, algo lo que se hace hay que verlo!

Estefanía dijo...

Gracias por pasar Amanda.

Hmm no se si la confundida soy yo o tu! En todo caso, a Littin lo vi el día de la proyección del documental, y de ahi no lo conozco más.

La historia q cuento si es verdadera, pero Victorino no es Littin. Son historias paralelas, pero resulta que Mientras Littin regresaba a Chile en 1985, después d un largo exilio, el mismo año Victorino cambiaba mis pañales acá, exiliado en mi casa!. Ambos por cierto, pertenecían al mismmo partido.

Yitux dijo...

Aunque ni la hora ni los casi 50 minutos de introducción ayudaron, fue interesante ver en vivo a una leyenda tanto del documental como de las luchas sociales contra las dictaduras.

Lastimosamente el filme es algo largo y pesado para nuestro lenguaje actual, pero siempre será un referente histórico.