Pasajera de la locura

Música de fondo:


Alguna vez escuché que este siglo iba a estar marcado por la locura, y no me refiero a aquella que está asociada con la genialidad, sino las que se encasillan en tipos de psicopatías. Un mundo competitivo te espera allá afuera, tienes que ser el mejor, el tiempo transcurre más rápido, alcanzar la meta, subirte en el tren capitalista, producir, comprar, tener, morir. No hay tiempo para la contemplación, y a veces tampoco para el amor... o si lo hay, es para uno mediocre. En este tren todos desconfían, nadie es transparente, siempre se esconde algo. Aquello luego conduce a la paranoia, a pensar que si nadie puede ser sincero tú tampoco tienes que serlo, y así todos nos ponemos la careta y ya estamos aptos para vivir en este mundo.

El buen Munch lo sabía

Y todo está bien, hasta que de repente, a solas... la careta se desvanece. La depresión es la enfermedad que está de moda, y eso por nombrar a la más común. En el camino me he topado con sociópatas, esquizofrénic@s, bipolares, paranoic@s, celópatas, neurótic@s, y la lista sigue. No me excluyo, el que que esté libre de locuras, que tire la primera piedra. Es evidente que los libros de autoayuda son los que más demanda tienen, y aunque no tenemos la cultura del psicólogo, a gritos necesitamos a alguien que nos escuche. O sino ... abres un blog. Hay otras formas de canalizar el miedo, la angustia, la ansiedad. Una de ellas es definitivamente la música.

Este sábado se presentó en Diva la banda PASAJERO, formada en la ciudad de Buenos Aires por cuatro guayaquileños. Llegué bastante tarde y el lugar estaba completamente abarrotado, así que con mucha suerte logré ubicarme en un buen asiento, casi en primera fila. Su música y los efectos visuales de Autómata lograron envolverme hasta un estado casi hipnótico. De repente regresé la mirada hacia los demas espectadores, y quizá ellos también sentían una liberación de la ansiedad acumulada, una especie de catársis.

La música que escuchamos a diario tiene cierta continuidad en el sonido, y supongo que parte del concepto de "género". Con Pasajero se mantiene esa melancolía existencial que caracteriza este post, pero con impredecibles explosiones que te llevan hacia otro estado de conciencia (y más con un poco de alcohol encima). Un reflejo de los altibajos que tiene la humanidad actualmente, de ese paso tan corto que (ahora) existe entre la euforia y la tristeza, entre el odio y el amor, entre la vida y la muerte. Surreal?... no lo creo, así es como estamos.

Si la banda se propuso ofrecernos un viaje con su música, lo han conseguido.



Más sobre pasajero:

- Entrevista en Plan Arteria.
- www.myspace.com/pasajerobanda

7 comentarios:

Tuchis dijo...

La verdad es una gran banda, recién hace un mes más o menos supe de su existencia y me parece que son geniales, sería muy bacán que se den una vuelta por la tierra de los volcanes

Autómata dijo...

posible fecha UIO en marzo del show en cuestión (con visuals incluidos)

excelente post, creeme que me hubiera gustado estar de público

un gusto saludarte

Princesa Quil dijo...

Por cierto... la canción de fondo se llama "canción de mente"... pega con el post. Gracias por pasar..

Fito Valladares dijo...

Larga vida a pasajero, larga vida a este blog, y ya pues, para cuando pasajero en Quito???

Anónimo dijo...

oye pana!! que pasa por la calle?!!
NADA!! no paaasa nada!! oho ohohoh ohoh o hohoh oh oh oh oh ohoh ohoh o hoh oh o hoh oh oho vamos a reventar!!!!! MAÑANA EN QUITO!!! jueves 5 marzo.. ananke de la mariscal.. tanto calor no se puede aguantar!!!.... ohohoohohohohohohoho visuals: autómata ohohohohohohohohohohohoohohhhoo

Autómata dijo...

que risa anónimos haciendo promoción de las tocadas jaja

Anónimo dijo...

gracias PrincesaQuil ayer estuvmos en SARAO nose si pudiste ir...igualmente estamos organizando una serie de tocadas con bandas de la ciudad, grabando el disco asi que se viene con todo PASJAJEROOO saludoss


hugo.
guitarrista
PASAJERO